Al cumplirse 10 años del crimen de Mariano Ferreyra, el Partido Obrero realizará mañana un acto en el hall de la estación Constitución, en donde colocarán una placa en homenaje al militante asesinado el 20 de octubre de 2010.

Además del acto, que se realizará a las 16.30, el Partido Obrero iniciará una serie de actividades con las que recordará al militante asesinado por una patota del exsecretario general de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, cuando reclamaba por el pase a planta de los trabajadores tercerizados del ferrocarril.

Estarán presentes los dirigentes del PO Néstor Pitrola y Gabriel Solano; la diputada nacional del Frente de Izquierda Unidad, Romina Del Plá, los compañeros de militancia de Ferreyra, trabajadores ferroviarios y Elsa Rodríguez, que fue gravemente herida en la misma movilización.

«El crimen de Mariano Ferreyra puso de relieve el entramado mafioso en torno a la tercerización laboral. Su asesinato fue producto de un ataque planeado para escarmentar a los trabajadores tercerizados que reclamaban el pase a planta y para proteger ese negociado», sostuvo Pitrola en una gacetilla de prensa.

«En estos diez años, la vigencia de esa lucha no ha dejado de crecer. Hoy, la pelea contra la liquidación de los convenios y las reformas laborales es de completa actualidad y uno de los principales reclamos que deberemos defender los trabajadores en esta etapa y lo que se viene luego de la pandemia», agregó.

En tanto, Del Plá sostuvo que el crimen «volvió a mostrar las mafias que se enquistan en los sindicatos y protegen sus propios intereses, al punto de armar patotas contra los trabajadores que reclaman en lugar de defender sus derechos».

Por su parte, Solano recordó a Ferreyra como «un joven militante asesinado cuando se movilizaba por un reclamo. Hoy, es un símbolo también de la lucha contra la impunidad».