Una vez más la escuela Guaymaré sufrió actos de inseguridad. En lo que va del 2020 sufrió la octava entradera. Emotiva carta de las autoridades: «Ya no queda nada, no hagan más daño».

«Por favor ya no la DESTRUYAN MÁS». Así expresaron su dolor las autoridades de la escuela Guaymaré, ubicada en la localidad de Bermejo, Guaymallén.

Este sentimiento no es nuevo para todos los que trabajan en el establecimiento, ya que sufrieron la octava entradera en lo que va del año. No sólo se han llevado todo lo de valor los delincuentes, sino que también han provocado destrozos.

Los delincuentes han realizados numerosos destrozos.

Explicaron que las rejas de varias ventanas habían sido violentadas, al igual que la cerradura entera de la puerta de informática. Utilizaron hierros, piedras y caños para poder entrar.

«Señores no hace falta que nos rompan más nuestra escuela, las puertas no tienen llaves, no hay más nada de valor. Por favor ya no la DESTRUYAN MÁS. Sólo hemos dejado una caja con libros que hablan del Respeto, la Dignidad, quizás todavía les sean útiles«, manifestó con profundo dolor en las redes sociales la directora.

La puerta de entrada fue violentada y arrancaron las rejas.

La carta de la Directora:

Hoy domingo era un día especial, el día de la madre por ello me disponía a compartir con mi hermosa familia. Pero ……,otra vez nuestra Escuela Guaymaré sufría la octava entradera del año. Esta vez la alarma alertó a transeúntes que avisaron .
Allí fuimos, al llegar vimos que todo era destrucción. Las rejas de una, dos, varias, muchas ventanas habían sido violentadas, por una fuerza indescriptible,la misma que había arrancado la cerradura entera de la puerta de informática. Hierros, piedras, caños, usaron para entrar ,Dios menos mal que el sereno ya había concluido su turno. No quiero pensar que hubiera sido de la suerte de este trabajador si allí hubiese estado.
Todo lo que encontraron y carecía de valor económico, pero si educativo, fue lanzado al piso.El módulo aula al que intentaron sacarle un calefactor valiéndose de la ventana, despedía gas, pero llegamos a tiempo para evitar lo que hubiese sido una tragedia.
Cables, vidrios, candados, cajones, libros, ropa, la del ropero de nuestros alumnos todo en el suelo, pisado, sucio…..
Por ello es que el equipo docente y directivo de la escuela decidió hacer pública esta carta:

Señores no hace falta que nos rompan más nuestra escuela, las puertas no tienen llaves, no hay más nada de valor. Por favor ya no la DESTRUYAN MÁS. Solo hemos dejado una caja con libros que hablan del Respeto, la Dignidad, quizás todavía les sean utiles.
Atentamente Equipo Escuela Guaymaré

PD: La escuela, nuestra escuela, es de todos, también de ustedes. Cuidémosla. No sé olviden de los libros.