La niña, Rocío Abigail Riquell, fue hallada este domingo en un descampado de la zona norte de San Miguel de Tucumán.

Un hombre que salió de la cárcel hace menos de 10 días es intensamente buscado como el principal sospechoso del crimen de Rocío Abigail Riquell, la niña de 9 años que fue encontrada este domingo asesinada en la zona norte de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

El secretario de Seguridad de Tucumán, Luis Ibañez, sostuvo que se trata de un hecho «aberrante» y que ya hay una persona sospechosa que se espera poder localizar y detener en las próximas horas. Se trata de un ex presidiario de 25 años, apodado «Culón», quien salió hace menos de diez días de la cárcel y cuenta con numerosos antecedentes por robo agravado, además de ser adicto a las drogas, dijeron fuentes vinculadas a la pesquisa.

«Si no encuentran al asesino, mi hija no va a descansar en paz”, advirtió hoy el padre de la niña, Pablo Riquell. Rocío, quien vivía en un barrio muy humilde, fue hallada muerta ayer domingo en un descampado de la zona norte de San Miguel de Tucumán, detrás de unos enormes montículos de tierra que se formaron con la apertura de una calle en el lugar.

De acuerdo a los informes médicos preliminares, la niña murió a raíz de un fuerte golpe en la cabeza y tenía signos de abuso sexual y de intento de asfixia manual, aunque aún resta el resultado final de la autopsia ordenada por la Justicia.

El hombre buscado por el crimen recuperó la libertad el 10 de octubre último, después de haber sido arrestado por un delito contra la propiedad. “Abigail no tenía la culpa para que le hagan eso, que la maten como a un perro», dijo durante esta jornada a los a medios de prensa local su padre, quien la describió como «una chica muy divertida, muy tranquila, que jugaba con su hermanito y otros chicos vecinos».

Al producirse el ataque, en esa casa no había nadie, ya que la madre del buscado también abandonó el barrio cuando se enteró de lo sucedido.

“La madre de la niña se presentó en la comisaría 12 en estado nervioso y contó que su hija había desaparecido», precisó el comisario Ricardo López, tercer jefe de la dependencia, quien explicó que la contención que se le brindó fue «inmediata» al tiempo que un móvil policial salió con ella a recorrer la zona para buscar a su hija.

Al no tener noticias de Abigail, «se activó el protocolo de búsqueda de niños, niñas y adolescentes; además, se cursaron notas a la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y a los medios de comunicación», agregó el comisario.