El test de alcoholemia a Gabriel Rubén Paco (21), el conductor que atropelló y mató a tres personas en la noche del lunes, arrojó que tenía casi más de cinco veces lo permitido de alcohol en sangre.

El acusado seguirá detenido y podría recibir una dura imputación en su contra. El fiscal del Valle de Uco Jorge Quiroga, evalúa imputarlo por el delito de homicidio simple con dolo eventual, que prevé una pena de 8 a 25 años de cárcel.

Paco, en la noche del lunes, provocó una tragedia cuando circulaba en su Peugeot 206 y embistió a seis ciclistas que conducían por calle San Martín, frente al barrio Anhelo del Sol, en el departamento de San Carlos.

Luego del impacto, el joven  se dio a la fuga por el interior de una finca colindante y se escondió en su domicilio particular en la localidad de Tres Esquinas, pero fue detenido minutos después por la policía.

El choque al grupo de ciclistas provocó la muerte de Mariana Salinas (29) y Romina Lazcano (29) y su hija Loana (6), mientras que otras tres personas se encuentran internadas en estado delicado.

Paco está a disposición de las autoridades judiciales de San Carlos, pero no descartan su traslado a una cárcel provincial.