El cortejo fúnebre partió con todo el protocolo por Covid-19 desde la casa velatoria hacia al cementerio municipal de Avellaneda, donde tendrá la despedida de su familia en medio de un pedido de «justicia».

Los restos de la beba de cinco meses que fue asesinada de un balazo en la cabeza durante un enfrentamiento a los tiros entre dos grupos en la localidad bonaerense de Dock Sud fueron inhumados esta mañana en medio de un profundo dolor por parte de sus padres y otros familiares en el cementerio de Avellaneda.

El cortejo fúnebre partió a las 11 con todo el protocolo por Covid-19 desde la casa velatoria Piñeyro, de Hipolito Yrigoyen 971, hacia al cementerio municipal de Avellaneda, donde tendrá la despedida de su familia en medio de un pedido de «justicia», con no mas de 10 personas presentes.

Los restos de Lola Jazmín Montero fueron despedidos por sus padres, tíos, primos y hermanos.

Fernando, tío de Lola, dijo esta mañana a Télam: «Que los medios de comunicación no nos abandonen».

«Ya están detenidos los responsables, pero lo que vamos a pedir es que no salgan más de la cárcel y se sepa que pasó realmente. Mi sobrina murió por un problema ajeno a su círculo familiar. Fue un crimen y tienen que pagarlo», se lamentó el hombre.

El hecho
El crimen de Lola ocurrió el jueves a las 12.30 en el complejo habitacional Nicolás Avellaneda, sobre la calle Manuel Estévez al 1000 de Dock Sud.

La víctima se encontraba en brazos de su madre, quien había bajado a comprar pan, y fue alcanzada en la cabeza por una bala proveniente de una pelea a tiros entre presuntos barras de Dock Sud y de San Telmo.

Todo indica que el tiroteo fue una venganza por otro enfrentamiento a balazos que días atrás habían protagonizado los mismos grupos antagónicos.

Todo indica que el tiroteo fue una venganza por otro enfrentamiento a balazos que días atrás habían protagonizado los mismos grupos antagónicos

La beba fue trasladada de urgencia en un patrullero por su padre, José Montero (42), al Hospital Fiorito de Avellaneda, donde los médicos constataron su muerte a raíz de una herida en el hemisferio izquierdo con estallido de cráneo.

Por el hecho, personal de la comisaría 3ra. de Dock Sud y de la DDI Avellaneda aprehendió a dos jóvenes, identificados por los voceros como Iván Amarilla (21) y Hernán García (24), como sospechosos de haber efectuado los disparos, entre ellos el que mató a la beba.

A esos dos detenidos se sumó Mariano Dacosta (28), conocido como «Marianito», y los tres fueron indagados el viernes por los fiscales Elbio Laborde y Solange Cáceres, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 Avellaneda, por el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

Los acusados se negaron a declarar y continuarán detenidos por ese delito y en el caso de García y Amarilla también les imputaron la «tenencia ilegal de arma.