Las conexiones lentas o directamente caídas y servicios que se cortan. Las quejas de usuarios de Tunuyán se repitieron  en redes sociales. Muchos habrán atribuido el problema a su proveedor de servicios. Si bien la empresa que provee la señal no comunicó cual fue el  causante del problema.

Justamente, estamos transitando un fenómeno climático que muchos usuarios aducen una posible  falla  que originó algunos inconvenientes en las conexiones de los hogares  en todo Tunuyán.

Hace unos meses la conexión en Las Toninas, dejo sin internet a la Argentina. 

Puede parecer arbitrario, pero la elección de esta localidad del Partido de La Costa se debe a su ubicación. Es la primera ciudad que no tiene piedras y otros objetos que podrían afectar a los cables de Internet. Los que hicieron la conexión podrían haberlo hecho más al sur, pero esto hubiera requerido agregar más cable.

El cable es de fibra óptica, tiene 7cm de diámetro y tiene cuatro pares de hilos que transmiten luz. Esa luz es la información que viene de diferentes partes del mundo. Cada par de hilos transportan 1.6TB por segundo.

El principal componente del cable es la fibra óptica. Pero se utilizan distintas capas, con diversos materiales, para protegerlo de roturas, del agua y de la humedad. ¿Qué falló? Todavía no se sabe.

Esta localidad de la costa bonaerense, ubicada a 320 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, es el lugar a donde llega el cableado internacional que provee de conexión a internet a parte de Argentina, y donde tienen instalaciones las principales empresas proveedoras: Telecom, Telefónica y Level 3, entre otras. Según se reportó, un problema en las fibras ópticas del cableado submarino sería el responsable de los problemas de conexión.

Las Toninas fue elegida, entre otros motivos por ser una de las ciudades ubicadas más al norte de la costa argentina sobre el Océano Atlántico, y por la relativa ausencia de piedras y otros inconvenientes que puedan afectar el cableado. El lecho barroso del Río de la Plata complicaría la instalación y reparación de la fibra. Desde allí se distribuye la conexión hacia el resto del país, aunque no es la única vía de acceso a la web.

El cableado se ubica a metro y medio debajo de la arena, pero en algunos casos llega a cuatro mil metros bajo el nivel del mar. La línea tiene más de 20.000 kilómetros de extensión y forma parte del SAC (South American Crossing o cruce sudamericano), un anillo interoceánico que provee conectividad a diversos países de América del Sur.