La desconformidad se dio a través de las redes sociales dónde Antonella expresaba su desesperación porque necesitan una cama de terapia intensiva urgente para su abuela Elba Lidia Rocha, de 85 años.

La familia de Elba cuenta que desde el domingo que ingresó a la guardia del hospital Scaravelli, dónde fue diagnosticada con gastroenteritis, además de realizarle análisis de sangre y un hisopado.

Los días siguientes fueron empeorando la situación de ésta tunuyanina. Desde la casa de ella se llamó al SEC dónde enviaron una ambulancia que tardó dos horas en llegar, luego siendo diagnósticada de la misma manera. A eso se le sumó la deshidratación. A eso hay que sumarle que dio positivo de Covid-19.

Estando internada en este momento en el Instituto médico de Tunuyán, les comunicaron que Elba necesita ser trasladada una sala de terapia intensiva de forma urgente. Desde el Instituto se comunicaron para que PAMI se encargue de darle una solución, pero no hay respuestas.

«Estamos desesperados, cuenta Antonella, PAMI no da la cara, no nos dan la solución, hemos intentado encontrar cama en otros hospitales y nos dan lugar.» manifiesta la familiar.

Así mismo nos comenta la desesperación que está sufriendo la familia, su abuela en este momento está dormida, recibiendo Morfina, ya que padece principio de neumonía. «Ya no sabemos que hacer, mi abuela ha trabajado toda la vida haciendo aportes, y ahora necesita una cama y no se la dan. PAMI ha funcionado mal toda la vida. Necesitamos que dé la cara», cerraba Antonella que además se ha intentado comunicar con un 0800 de PAMI que la deriva a un número de BsAs, dónde no le dan respuestas.

Una familia más en busca de una solución para su problema que golpea fuerte en la vida de Elba. Una vez más PAMI cierra las puertas de los adultos mayores que se ven afectados por la soledad de años que le dejan a sus afiliados.