A nivel mundial y como una estrategia que debe ser replicada por todos los municipios del país, la Municipalidad se suma a la iniciativa de estos padres y colorea sus paredes del color violeta para visibilizar y dar a conocer esta enfermedad denominada “Síndrome de Rett”. 

Se trata de un trastorno genético no hereditario muy raro que se presenta, casi exclusivamente, en niñas. Generalmente se establece en los primeros años de vida. Los bebés parecen crecer y desarrollarse con normalidad. Sin embargo, entre los tres meses y los tres años, detienen su desarrollo e inclusive pueden perder algunas habilidades. 

Los síntomas incluyen: 

·         Pérdida del habla 

·         Pérdida de los movimientos de las manos, tales como agarrar las cosas 

·         Movimientos compulsivos como retorcerse las manos 

·         Problemas de equilibrio 

·         Problemas respiratorios 

·         Problemas de conducta 

·         Problemas de aprendizaje o discapacidad intelectual 

“Las personas que viven con el Síndrome de Rett junto a sus familias, se enfrentan a muchos desafíos que dificultan la vida diaria, indicó Carina Muñoz, directora de Desarrollo Humano y Salud. Además, sustuvo que “es incontable la cantidad de personas en todo el mundo que aún no han oído hablar del Síndrome de Rett, por lo que esta estrategia es crucial para la concientización y la promoción de la enfermedad”. 

El Intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, destacó la importancia de “informarnos, estar atentos, colaborar y aprender para saber cómo ayudar”.  “Por eso. nos sumamos a las voces y experiencias de familias de Tunuyán que tienen un familiar con Síndrome de Rett para que compartan sus historias y vivencias, con la convicción de que a partir de la difusión contribuiremos a la visibilización del Síndrome de Rett”, finalizó.