El hecho sucedió en la madrugada de este martes en el penal de Luján. El interno pedía por un tema personal y tomó por la fuerza a los profesionales.

La madrugada de este martes se vio alterada en el penal Almafuerte, ya que un preso tomó de rehenes a un médico y un enfermero. Tras un par de horas de negociaciones, el problema se resolvió y los dos profesionales no sufrieron heridas.

El individuo, Josué Salcedo, un hombre condenado por un homicidio, tomó por la fuerza a un médico y a un enfermero mientras se encontraba en el sector de Sanidad del establecimiento.

El interno reclamaba por un tema personal: pedía darle legalmente su apellido a una hija y que quedara bajo custodia de sus abuelos paternos.

Intervino el Grupo Especial de Operaciones Penitenciarias y se entablaron las negociaciones con las autoridades. Se le dio intervención a las autoridades de la Oficina Fiscal Nª15 de la Comisaría 47ª de Carrodilla.