Los establecimientos gastronómicos de la provincia de Mendoza han comenzado una campaña pidiendo que el cierre de atención al público sea hasta la 1 am.

Actualmente los decretos provinciales avalan que la atención sea hasta las 23 horas, por ende a las 22.30 deben comenzar a desalojar a la gente de sus comercios.

«Que haya gente en todas las mesas no quiere decir que nos esté yendo bien» comentaba Miguel, dueño de un espacio gastronómico en Av. San Martin de Tunuyán.

«Tenemos alquileres que pagar, impuestos y sueldos y cerrando a las 22.30 lo único bque logramos es trabajar a medio pulmón con el mismo gasto, eso llevó a que muchos colegas hayan cerrado sus lugares» agregaba.

Por ahora la situación es complicada para la gastronomía local, que busca remediar la situación y paliar la crisis buscando opciones para afrontarla.