Hoy el presidente anunciará el fin del ASPO en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Suarez pidió volver al distanciamiento en Mendoza, pero aún no recibió respuestas.

Mientras el presidente Alberto Fernández se apresta a anunciar este viernes el fin de la ASPO en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense y el ingreso al Distanciamiento Social, el gobernador Rodolfo Suarez, espera la respuesta de la Casa Rosada, sobre el mismo pase a nueva normalidad en Mendoza, que solicitó este jueves.

Esencialmente, Suarez solicitó a la Nación que los departamentos del Gran Mendoza, Tupungato y Tunuyán vuelvan a la fase de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO)

El pedido, enviado a la Casa Rosada, tiene como principal argumento, el hecho de que hace poco más de una semana, la curva de contagios en Mendoza, se encuentra amesetada y retrocediendo día tras día.

El pedido, detalló exactamente: «el índice Rt a la fecha es de 0.77 y la tasa de ocupación de camas UTI es de aproximadamente 80% (ochenta por ciento) y la de camas de sala, inferior al 65% (sesenta y cinco por ciento)».

En caso de que la Nación no apruebe el paso a la DISPO, el gobernador pidió si de igual manera, se autorizaban las reuniones familiares, el turf, centros y salas culturales, jardines maternales, salas de juegos y casinos, Fútbol 5, escuelas de verano y natatorios de clubes.

En ese sentido, Suarez volvió a peticionar la reanudación del turismo nacional e internacional con «la reapertura del paso Internacional Cristo Redentor, mediante acceso terrestre en vehículos particulares».