El “rey del juego clandestino” de Santa Fe murió por coronavirus

David Alejandro Perona estaba bajo prisón preventiva. Falleció a los 42 años en un hospital de la ciudad de Rafaela tras ser internado por un cuadro de COVID-19 positivo agravado por la obesidad mórbida que padecía. La trama judicial de la investigación en su contra que involucró a miembros de la policía y la Justicia

David Alejandro Itatí Perona fue bautizado en Santa Fe, y especialmente en la ciudad de Rafaela, como el “rey del juego clandestino”, un título elevado en una provincia marcada por el negocio de la timba y los casinos ilegales. A principios de agosto pasado había sido noticia por su detención: la Justicia santafesina lo acusaba de liderar una asociación ilícita destinada al control de casas de juego ilegales y el préstamo de dinero a través de cheques.

En esa oportunidad, el juez Florentino Malaponte le dictó prisión preventiva por el plazo legal de dos años, que Perona cumpliría en los últimos meses desde su casa, a partir de los problemas de salud que le ocasionó su obesidad mórbida. El martes pasado, Perona, de 42 años, debió ser internado en el hospital Jaime Ferré de Rafaela por un cuadro de COVID-19 positivo, donde finalmente falleció en las últimas horas.

El “Rey”, sin embargo, estaba involucrado en una trama judicial muy compleja que lo ubicaba como uno de los jefes de la red de juego clandestino más importante de la zona central de la provincia de Santa Fe desde mediados de 2018: de acuerdo a la investigación que llevaron a cabo los fiscales Martín Castellano y Lorena Korakis, Perona no solo controlaba casas de juego sino que también realizaba préstamo de dinero a través del cambio de cheques, lo cual le valió también una imputación por extorsión. Así fue imputado tanto en la ciudad de Rosario como en Rafaela.

fuente: infobae

× Comunícate con nosotros