21 de junio de 2021

Martín Báez pidió su absolución y sostuvo que las imputaciones en su contra son falsas

El hijo del empresario pidió ser absuelto y remarcó que su vida «está destrozada» como consecuencia de la causa que involucra a su familia.

Lo hizo al hablar en la reanudación del juicio cuya sentencia se conocerá la próxima semana. Lázaro Báez permanece detenido desde junio de 2016.

El hijo mayor del empresario Lázaro Báez, Martín, dijo este miércoles desde la cárcel que su vida está «destrozada», que ya fue «socialmente condenado» y rogó ser absuelto al negar haber cometido delito alguno en la causa por supuesto lavado de dinero en la que es juzgado junto a su padre y sus tres hermanos.

Con la declaraciones de Martín Báez y del excontador de las empresas familiares, Daniel Pérez Gadín, se reanudó este miércoles de manera remota el juicio al empresario Lázaro Báez, sus cuatro hijos, el «arrepentido» Leonardo Fariña, el financista Federico Elaskar y otros 27 procesados por supuesto lavado de dinero.

«Soy buena gente, actualmente estoy con la vida destrozada, no soy ni mafioso, ni delincuente», dijo Báez en uso del derecho a expresar sus últimas palabras en el juicio cuyo veredicto se conocerá el miércoles de la semana próxima. Sus tres hermanos, Leandro, Luciana y Melina optaron por no hacer hablar en esta instancia.

«Espero que después de este tormento se haya podido aclarar que las imputaciones no son verdades, aunque ya no tenga reparación tanto daño, ruego que me absuelvan. No he cometido ningún delito, solamente me interesan mis hijos», concluyó Martín Báez.

La audiencia se abrió con las últimas palabras del contador Perez Gadín, quien estuvo detenido en esta investigación y luego fue excarcelado por el Tribunal Oral. El acusado sostuvo que el grupo Austral Construcciones, propiedad de la familia Báez, «era un enorme conglomerado» que «tenía de manera directa contratadas más de 3500 personas» y que «lamentablemente a causa de toda esta farsa, pero prefiero decir causa, esa empresa desapareció».

«Querían demostrar que el dinero en el exterior era de Cristina y Néstor Kirchner, esto me pedían y me amenazaban con involucrar a mi familia si yo no hacía estas declaraciones», agregó Pérez Gadín.

El proceso judicial que se sustancia en el Tribunal Oral Federal 4 a cargo de los jueces Néstor Costabel, Adriana Pallioti y Gabriela López Iñiguez se interrumpió durante el mes de enero y está en el tramo final del debate oral a través de videoconferencias.

Actualmente Lázaro Báez está con arresto domiciliario pero su hijo Martín continúa detenido en la cárcel de Ezeiza desde donde se conectó para hacer uso de su derecho. En su caso el trámite estaba previsto para la última audiencia del 30 de diciembre pero su defensa explicó que por «razones anímicas» se negó a ser trasladado desde su celda a la sala de videoconferencias para presenciar la audiencia.

El fiscal de juicio Abel Córdoba pidió una condena de 12 años de prisión para el empresario, al que consideró responsable de maniobras de lavado de dinero por un monto que calculó en 55 millones de dólares entre 2003 y 2015. En relación a los hijos de Báez, la fiscalía reclamó 9 años de cárcel para Martín; 5 años para Leandro y 4 años y seis meses de cárcel para Melina y Luciana.

El representante del Ministerio Público Fiscal también pidió penas de 8 años para el contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco, 5 años para Leonardo Fariña y 4 años y seis meses paraFederico Eláskar.

Las defensas de los Báez reclamaron por su parte la absolución mientras que las querellas de la Oficina Anticorrupción, la AFIP y la Unidad de Información Financiera también pidieron condenas de prisión efectiva.

× Comunícate con nosotros