Los docentes porteños salieron a rechazar la idea de Horacio Rodríguez Larreta de dar clases al aire libre, tal como anunció hoy el jefe de Gobierno. Eduardo López, titular de UTE-Ctera, informo a Página 12 que “no son clases”, clases son un mínimo de cinco horas por día, cinco días a la semana, y acá proponen clases optativas de 75 minutos, dos veces por semana”. El dirigente sindical estimó además que harán la denuncia, en un marco en el que el gobierno de la Ciudad pretende utilizar personal precarizado y apuntó a la cuestión de las 6500 computadoras que podrían paliar la falta de conectividad.

“Las computadoras están, falta que la Ciudad dé el listado de los 6500 chicos para que se puedan entregar”, aseguró López, quien recalcó que la ministra porteña de Educación, Soledad Acuña, no aceptó las propuestas elevadas por la Nación. “Ofrecen clases optativas para las que hay sacar turno en un 0800”, afirmó sobre la iniciativa que contempla armar grupos de hasta ocho estudiantes y que tendrían clases en espacios abiertos entre las 10 y las 12, dos veces por semana”.

López consideró que “el gobierno de Rodríguez cierra escuelas cuando no hay coronavirus y pretende abrirlas en medio de la pandemia”, recordando la política educativa del macrismo previa a esta situación. A lo que se suma una cuestión latente desde que el PRO gobierna la Capital: la falta de vacantes. “Cada año tenemos un faltante de 20 mil vacantes”, señaló, por la política macrista de limitar el acceso a las escuelas públicas. “Ahora simula abrir las escuelas y busca generar tensión con el gobierno nacional”.

También estimó que el gobierno porteño reclamó dispositivos, conectividad, trabajadores y abordaje pedagógico. “La Nación les dio todo y ahora quieren hacer esto y con trabajadores precarizados, vamos a actuar para que los chicos tengan la educación que corresponde, como la que tienen los hijos de los funcionarios”, cerró.