Entre mayo y junio de este año, cientos de elefantes aparecieron muertos en el transcurso de solo dos meses en Botsuana.


Autoridades de vida silvestre locales informaron que toxinas producidas por algas microscópicas en el agua fueron la causa de la muerte de cientos de ejemplares.
Las muertes «cesaron a fines de junio de 2020, coincidiendo con el secado de los estanques (de agua)»,
Los informes de junio señalaron que no les habían removido los colmillos, lo que significaba que la caza furtiva no era una explicación probable.

También se ha descartado el envenenamiento por ántrax.
Pero aún quedan dudas sobre las muertes. Todavía se tiene muchas Incógnitas por responder, como por qué solo los elefantes y por qué solo esa área. Tenemos una serie de hipótesis que estamos investigando».