La Bolsa de Cereales proyectó una producción total de 121 millones de toneladas. Advierten que la caída puede ser peor si se consolida el evento «Niña».

 La cosecha 2020/21 se ubicaría en 121 millones de toneladas, registrando una caída del 6,1% respecto a la campaña pasada. Así lo estimó este miércoles la Bolsa de Cereales (BCBA) en el marco de la quinta edición del Congreso de Perspectivas Agrícolas.

Los técnicos de la entidad porteña indicaron que el único cultivo que lograría un aumento en la producción sería el sorgo con una cosecha estimada en 3 millones de toneladas y un área de siembra de 850.000 hectáreas en todo el territorio nacional.

En el caso de la soja, en tanto, la próxima cosecha se ubicaría en torno a 46,5 millones de toneladas, en un área de siembra de 17,2 millones de hectáreas. Se trata de una baja, en términos de producción, del 5,1% en comparación al ciclo pasado.

La caída más pronunciada se daría en el caso del maíz. En este cultivo la cosecha 2020/21 fue prevista en 47 millones de toneladas, un 8,7% menos que la campaña anterior, sobre un área de implantación a nivel país de 6,3 millones de hectáreas.

Respecto al trigo, las estimaciones de la BCBA señalan que la producción estaría lejos del récord histórico y rondaría las 17,5 millones de toneladas, al tiempo que en el caso del girasol la cosecha del próximo año sería de unas 3,1 millones de toneladas.

El dato no es menor. En el primer semestre del año, según datos oficiales, las exportaciones de soja, maíz, trigo, girasol y cebada generaron 13.733 millones de dólares (los productores pagaron 3.257 millones de dólares solo en retenciones).

La caída en la cosecha agrícola total prevista para 2021 se debe, principalmente, a los problemas climáticos registrados en las principales regiones productivas, a la falta de incentivos para producir y al aumento de la presión tributaria (suba de retenciones).