Las víctimas de explotación laboral se encontraban en el departamento de Sarmiento y estaban varadas en San Juan desde principio de año. Los trabajadores y trabajadoras rurales habían manifestado que estaban en situación de extrema vulnerabilidad y que se habrían trasladado a San Juan, en el mes de febrero, para trabajar.

Ingresaron a la provincia para la cosecha de olivo, donde se les pagó un precio menor del que habían pautado por dichas actividades. Al finalizar la cosecha, no pudieron retornar a su provincia de origen debido a los protocolos por las pandemia de COVID-19.

En este caso, la Dirección de la Mujer trabajó articuladamente, por ser Punto Focal del Programa de Rescate y Asistencia a víctimas del delito de Trata y Explotación laboral. Las personas estarían comprendidas entre las edades de 20 y 50 años aproximadamente, en su mayoría hombres.

Para poder subsistir, se encontraban realizando “changas”, alquilando habitaciones en inmediaciones de la plaza principal de Media Agua, donde compartían una vivienda, encontrándose los mismos en situación de total hacinamiento.

Desde el conocimiento de la situación, y durante casi toda la cuarentena, Desarrollo Humano estuvo asistiendo con alimentos y elementos de limpieza a estas personas, custodiando también la seguridad de las mujeres que forman parte del contingente.

Se tomó contacto con el referente del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata, Rodrigo Pérez y la referente del Punto Focal de la Provincia de Salta Lic. Laura López Anduni para coordinar el traslado de los y las trabajadores.

Cabe destacar que Desarrollo Humano contrató el colectivo para el traslado de las víctimas, como así también el hisopado correspondiente, además de realizar un abordaje integral del caso, es importante destacar que se ha elaborado un constante seguimiento de la situación, como así también el contacto con representantes de las personas salteños.