Un sospechoso fue detenido. No quedó clara la motivación del hecho o si tiene que ver con Charlie Hebdo, que tuvo que mudar su redacción a otra zona de París luego de ser atacada por islamistas en 2015.

Dos personas resultaron heridas hoy con un arma blanca en París cerca de la antigua sede de la revista Charlie Hebdo y dos sospechosos fueron detenidos, en un hecho que se investiga como un «ataque terrorista», informaron autoridades de Francia.

No quedó clara la motivación del ataque o si tiene que ver con Charlie Hebdo, que tuvo que mudar su redacción a otra zona de París luego de ser atacada por islamistas en 2015 por publicar una caricatura de Mahoma, el profeta del islam.

De hecho, el ataque de hoy ocurrió en momentos en que se lleva adelante en otra área de París el juicio por el atentado de hace cinco años, que diezmó la redacción de la revista satírica.

Tras el nuevo ataque, dos personas fueron detenidas, una de ellas cerca de la céntrica plaza de La Bastilla y de la calle donde estaba la redacción de Charlie Hebdo, informó la agencia de noticias francesa AFP, que citó fuentes policiales y judiciales.

Esta agresión coincide con el juicio por el atentado contra Charlie Hebdo, que se abrió a inicios de mes, en el que 14 personas están siendo juzgadas por un tribunal especial de París

Los dos heridos se encontraban en estado muy grave, según fuentes policiales.

Tras la agresión la Fiscalía nacional antiterrorista anunció que abrió una investigación por «intento de asesinato vinculado a un acto terrorista» y «asociación criminal terrorista».

Las fuerzas del orden establecieron un perímetro en la zona al detectar la presencia de un paquete sospechoso, añadió la policía de París, que pidió a la población que evite pasar por la zona.

Tras el ataque del 7 de enero de 2015, en el que murieron 12 personas, incluyendo algunos de los caricaturistas más célebres de Francia, la revista se mudó a otros locales, cuya dirección se mantiene en secreto.

Aquel ataque fue reivindicado por la red islamista Al Qaeda en represalia contra la revista por haber publicado la caricatura de Mahoma.

Tras el ataque del 7 de enero de 2015, en el que murieron 12 personas, incluyendo algunos de los caricaturistas más célebres de Francia, la revista se mudó a otros locales, cuya dirección se mantiene en secreto

Por precaución, mientras se buscaba a los sospechosos del ataque de hoy, la alcaldía de París ordenó el cierre de las puertas de las escuelas del barrio y miles de niños quedaron confinados en su interior.

La calle en la que se situaba la redacción de la publicación fue acordonada.

El primer ministro, Jean Castex, y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, se dirigieron de inmediato al Ministerio del Interior, donde se abrió una célula de crisis.

«Dos colegas estaban fumando un cigarrillo abajo del edificio, en la calle. Escuché gritos. Fui a la ventana y vi a uno de mis colegas, cubierto de sangre, y a un hombre con un machete persiguiéndolo», contó a AFP una empleada de la agencia de prensa y producción Premières Lignes, ubicada en la misma calle.

«Salimos a almorzar a alrededor del mediodía. Cuando llegamos al restaurante la dueña se puso a gritar «¡váyanse!, ¡váyanse!, ¡hay un ataque!… Salimos corriendo y nos encerramos dentro de nuestro local con varios clientes», contó Hassani Erwan, un peluquero ubicado en la zona.

Hace pocos días el grupo yihadista Al Qaeda amenazó al semanario satírico francés Charlie Hebdo con otra masacre como la perpetrada en enero de 2015

Esta agresión coincide con el juicio por el atentado contra Charlie Hebdo, que se abrió a inicios de mes, en el que 14 personas están siendo juzgadas por un tribunal especial de París por el presunto apoyo brindado a los autores materiales del ataque, que murieron tras el atentado.

Hace pocos días el grupo yihadista Al Qaeda amenazó al semanario satírico francés Charlie Hebdo con otra masacre como la perpetrada en enero de 2015 después de que volvieron a publicar las caricaturas del profeta Mahoma.

Estas amenazas «constituyen una verdadera provocación en pleno juicio de los atentados de 2015», afirmó el director de la publicación, Riss.

Esta semana, una responsable de la revista, Marika Bret, reveló que tuvo que abandonar su domicilio tras recibir amenazas de muerte que la policía consideró creíbles.