La Cámara de Diputados aprobó este miércoles un proyecto de ley enviado por el Gobierno para refinanciar las deudas que las provincias tienen con el Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS), que contempla además medidas para evitar su descapitalización.

La principal es que ya no deberán pagar la reparación histórica de los jubilados, como se denominó aquella cancelación de los juicios de los 900 mil abuelos alcanzados por los fallos de la Corte que exigieron actualizar los haberes previsionales en los primeros años del kirchnerismo. 

Proponía pagarles con el dinero que ingresaba con el blanqueo de esa misma ley y cuando se terminen con el FGS. La ley contempla que deben cubrirse con fondos de Anses o del Tesoro pero. «Vamos volver a poner este patrimonio del sistema previsional como garante del conjunto y no de una pequeña porción», dijo Carlos Heller. Por pedido del lavagnista Jorge Sarghini, la ley garantiza que se respetarán los pagos acordados.

La ley fue aprobada con 245 votos a favor, tres en contra: el Frente de Izquierda, José Luis Patiño, del Pro. Se abstuvo y una abstención: Héctor Stefani, también del Pro.

Para garantizar la solvencia del FGS el proyecto propone hacer las inversiones productivas previstas, que están por debajo del mínimo exigible; facilidades para cancelar deudas por créditos personales a los jubilados y la recuperación de los derechos políticos de los directores de empresas en representación del organismo previsonal. 

Las deudas con las provincias son la principal urgencia de los gobernadores, que tendrán un plazo de ocho meses para acordar con el Poder Ejecutivo Nacional. Tendrán una tasa de interés para depósitos a plazo fijo de más de un millón de pesos, de 30 a 35 días (Badlar Bancos Privados), otro reclamo de Cambiemos durante el debate en comisión. Sólo Córdoba, San Luis y Santa Fe no tiene un pasivo para refinanciar.   El radical Luis Pastori calculó el pasivo en 25 mil millones de pesos y como la garantía es la coparticipación federal, muchas habían empezado a perder ingresos hasta que se envió este proyecto y se suspendió 45 días la ejecución. «Es una urgencia tener esta ley aprobada», dijo el misionero. Un dato: en el Senado, Cambiemos impugnó las sesiones remotas y por lo tanto la judicializará.