El Frente de Todos de la Cámara de Diputados participó de un homenaje al sindicalista José Ignacio Rucci a 47 años de su asesinato, después de la polémica por la negativa a una conmemoración similar del oficialismo de la Legislatura bonaerense. El PRO adjudicó el crimen a la agrupación Montoneros. 

El encargado de abrir la ronda de reconocimientos fue Walter Correa, un oficialista que proviene del gremio de curtidores y evitó hablar de responsables del asesinato de Rucci, a quien reconoció por haber surgido en la proscripción del peronismo. 

«No pretendo plantear un revisionismo de la década del 70. Simplemente decir que la propia dinámica de esos años de tanta presión a nuestro pueblo y de proscripción a las mayorías populares, como lo sigue siendo el peronismo. Se atravesó momentos de violencia que el propio Juan Perón se encargo de rechazar en pos de un anhelo superior, expresado en la síntesis de que ‘para un argentino no hay nada mejor que otro argentino». 

«En 2020 una de las principales batallas la damos contra el coronavirus, que aún no finalizó y priorizamos la unidad nacional, la misma que pidieron Perón y (el radical Ricardo) Balbín y siempre fue parte del movimiento nacional organizado. Cuando fue elegido en 1970 en la CGT, Rucci dijo que una de sus responsabilidades era lograr la unidad del movimiento obrero. Nosotros tenemos el objetivo claro de lograr la grandeza de la Nación y la felicidad de nuestro pueblo».

Pero Cambiemos no anduvo con vueltas y arremetió contra Montoneros, en un reto histórico curioso. Si bien se puede adjudicar al kirchnerismo cierta afinidad con la agrupación que liderara Mario Firmenich; la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, fue una de sus más firmes discípulas.

Francisco Sánchez, del PRO, definió el asesinato de Rucci como «cobarde» y recordó que ocurrió durante el gobierno constitucional de Raúl Lastiri, quien reemplazó a Héctor Cámpora los meses previos al retorno de Juan Domingo Perón. «No fue en un gobierno de facto, señalado por los cínicos que dicen haber peleado contra la dictadura».

Máximo Kirchner no participó del homenaje pero pareció aludirlo varias horas después, en el debate para la adhesión del país a un acuerdo sobre el «Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales». 

«Voy a cerrar con un homenaje, hoy que es un día de muchos homenajes y elijo a mi manera este», ironizó el jefe del bloque oficialista. Y citó una frase de Agustín Tosco, dirigente sindical del gremio de Luz y Fuerza, protagonista del «Cordobazo» y rival de Rucci en la interna de la CGT, con quien hasta protagonizó un recordado debate televisivo.  «Nuestra experiencia nos ha enseñado que, sobre todas las cosas, debemos ser pacientes, perseverantes y decididos. A veces, pasan meses sin que nada aparente suceda. Pero si se trabaja con ejercicio de estas tres cualidades, la tarea siempre ha de fructificar, en una semana, en un mes, en un año. Nada debe desalentarnos. Nada debe dividirnos. Nada debe desesperarnos», fue la frase del sindicalista que evocó Máximo. No habló de Rucci.