La organización ultrakirchnerista se rompió finalmente en todo el territorio bonaerense. Andrés «El Cuervo» Larroque ya tiene una nueva agrupación y Facundo Tignanelli quedaría a la cabeza de «la orga» en gran parte de los distritos.

La Cámpora nació en los últimos días del 2006, durante la presidencia de Néstor Kirchner, de la mano de su hijo Máximo y los por entonces jóvenes Juan Cabandié, Andrés Larroque y Mariano Recalde. Desde entonces, se mostró como un grupo multitudinario de jóvenes kirchneristas que defendían a ultranza los lineamientos políticos del matrimonio presidencial. Como suele ocurrir, cuando la organización (“la orga”, según el dialecto oficialista) comenzó a obtener poder político en forma de bancas en el Congreso, concejales, diputados y senadores provinciales, funcionarios en puestos clave y caja política, surgieron las primeras grietas.

Completamente materializadas, hoy dividieron tajantemente lo que otrora fue una organización homogénea. En un rincón quedó Andrés “El Cuervo” Larroque, quien ya se encuentra en los tramos finales para el bautismo de fuego de su nuevo espacio, agrupación La 13 de Abril. Junto a Larroque se encuentran el diputado nacional, Walter Correa; la Federación Argentina de Trabajadores de la Industria del Cuero y Afines (FATICA); los representantes de la CTG Oeste, que comprende a Merlo, Moreno y Marcos Paz; el presidente de la federación de cooperativas FeTraEs, Eduardo Montes; y el ex senador provincial, Jorge “El Loco” Romero; quien es recordado por haber sido denunciado por un presunto acoso sexual.

En el otro rincón se encuentra Facundo Tignanelli, jefe del bloque del Frente de Todos en la Legislatura bonaerense; Martín Alaníz, quien luego de las elecciones 2019 se quedó con la secretaría de Modernización de la Cámara de Diputados bonaerense; la polémica intendente de Quilmes, Mayra Mendoza; y el senador de la tercera sección, Emmanuel González Santalla.

El quiebre se habría iniciado luego de la llegada de Larroque al ministerio de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires. De trayectoria casi exclusivamente basada en territorio porteño, el aterrizaje del dirigente camporista al campo bonaerense generó rispideces entre propios y extraños.

Con La Cámpora finalmente quebrada, es el grupo de Tignanelli el que se quedó con el sello de “la orga” en prácticamente todos los territorios de la provincia de Buenos Aires. La organización de Larroque, La 13 de Abril, no formaría parte de La Cámpora, por la que tendría que rearmar su estructura territorial.

Incluso en Florencio Varela, en donde Jorge “El Loco” Romero era un referente indiscutido de la organización kirchnerista, el armado político ya habría quedado en manos de Tignanelli. Sólo restaría por verse la suerte de Almirante Brown, en donde la diversidad de referentes, incluyendo a Juan José Fabiani, José Lepere, quien responde a Wado de Pedro y el ex candidato a intendente de San Vicente Diego “Chapu” Barralle, generaron un caleidoscopio político que aún no encontró lugar definitivo en el quiebre, ya confirmado, de La Cámpora.

UN CONFLICTO DE LARGA DATA

La grieta existente entre el “Cuervo” y Cabandié no es nueva sino que data de hace años. De hecho, en CABA existió una fuerte guerra territorial a raíz de esta dificultosa relación. Algunas unidades básicas respondían a Larroque, otras a Cabandié y algunas otras más a Recalde.

A principios de 2018, a raíz de un conflicto interno, Cabandié casi quiebra el armado: su primo, Emiliano Godoy, había recibido una grave denuncia por violencia de género que, algunos meses después, derivó en una probation. Hoy Godoy trabaja en ANSES y por aquel entonces era responsable de organización en la comuna 3