Esteban Bullrich habló de fraude en las PASO 2019 y Jorge Landau lo trató de mentiroso, irresponsable y provocador, al tiempo que rebatió su teoría.

Con total liviandad, Esteban Bullrich afirmó que en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de 2019 hubo fraude, y desató una polémica inesperada que dejó sorprendidos a propios y ajenos.

«Ahí juega el fraude. Cuando uno ve los números de la PASO de agosto contra la elección general de octubre, hubo un fraude muy grande en las PASO», dijo el senador Bullrich al periodista Luis Majul.

Pese a que posteriormente, Bullrich intentó suavizar el escándalo que generaron sus declaraciones al decir que no ponía en cuestionamiento el resultado de la elección, pero “sí el sistema electoral que permite maniobras en el conteo de votos”, desde el oficialismo no se la dejaron pasar. En las últimas horas, a la lista de repudios se sumó el apoderado del PJ.

En su cuenta de Facebook, Jorge Landau rebatió la posición de Bullrich sobre el fraude, no sin antes dejar en claro que el legislador le parece “un irresponsable que ejerce como Senador Nacional”, y agregó: “Afirmar en un medio nacional semejante mentira es una provocación que indica su propia ignorancia respecto a cómo funciona el sistema electoral argentino”.

Asimismo, Landau sostuvo que Bullrich “debiera recordar que ningún candidato surgido de una elección nacional en la historia reciente de la Argentina nunca fue acusado de fraudulento”, y siguió: “esto es así porque el sistema electoral argentino tiene base muy solidas  que impiden cualquier maniobra que pueda tergiversar el resultado de la elección”.

En efecto, Landau señaló que “las elecciones del año pasado no fueron la excepción” y decidió enumerar los argumentos de su afirmación.

1. Hubo aproximadamente 100.000 fiscales de mesa y generales de Cambiemos y de otras fuerzas políticas, en todo el país que consintieron con su firma el resultado de la elección.

2. Los apoderados nacionales de Cambiemos también consintieron el resultado final que nos dio ganadores.

3. Ninguna denuncia por irregularidades se hizo pública o fue presentada entonces a la Justicia electoral por parte de ninguna de las fuerzas políticas participantes.

4. El gobierno que organizó las elecciones y su Ministro del Interior proclamó a quien quisiera escucharlo que las elecciones fueron limpias y lo mismo hicieron tanto el Secretario de asuntos políticos como el Director Nacional Electoral.

5. Ninguna ONG que observó o fiscalizó la elección denunció irregularidad alguna.

6. La diferencia entre el resultado obtenido por el Frente de Todos y Cambiemos fue de dieciséis puntos y en la Provincia de Buenos Aires superó los veinte puntos. Por último, Landau insistió: Señor Bullrich usted ataca irresponsablemente la base estructural del sistema institucional argentino, y concluyó: “Lo íntimo a que en un término perentorio acompañe a la Justicia electoral los elementos probatorios que estén en su poder y que fundamente la denuncia que irresponsablemente usted hizo pública”.