Representantes del Gobierno nacional expresaron este domingo su «solidaridad» con el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, quien sufrió una protesta en su casa de la ciudad santafesina de Rafaela, y abogaron para que las «instituciones de la democracia trabajen libres de presiones».

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, manifestó su «preocupación» ante la protesta que sufrió ayer Lorenzetti y sostuvo desde Twitter que el país necesita que las «instituciones de la democracia trabajen libres de presiones»

El ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, Hay momentos donde todos debemos poner un límite: el respeto a la convivencia democrática y sus instituciones. La protesta en la vivienda particular de un ministro de la Corte Suprema, donde vive con su familia, motorizada por el macrismo, es un hecho de extrema gravedad.

Por su parte, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, expresó también por redes sociales su «solidaridad y profundo repudio» y reafirmó el «compromiso» del Gobierno de Alberto Fernández por una «Justicia independiente»

En tanto, el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, sostuvo que no pueden «tolerarse» escraches como el que sufrió Lorenzetti y consideró «inadmisibles» los «aprietes e intimidaciones» de los que viene siendo objeto el máximo tribunal en las últimas semanas.

«La marcha al domicilio de Lorenzetti constituye un hecho de enorme gravedad», sostuvo Mena, en declaraciones a Télam, y señaló además que se trata de una «práctica» a la que «nos quieren acostumbrar desde que en este país gobernó Mauricio Macri», por lo que pidió que «el PRO y el expresidente salgan a dar la cara».

«No podemos tolerar estas prácticas, de enorme gravedad institucional, y que buscan generar hechos de violencia», advirtió Por redes sociales, el vicepresidente de la Cámara de Diputados y jefe del PJ, José Luis Gioja, se sumó a los mensajes de «solidaridad» y abogó por una «Justicia independiente, regida por la ley y no a la merced de los aprietes promovidos por algunos inescrupulosos».