El gobernador Axel Kicillof y el ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentaron el nuevo edificio de la escuela primaria Nº 31 de Avellaneda.

El gobernador Axel   Kicillof y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, inauguraron el nuevo edificio de la  escuela primaria provincial Nº 31 en Dock Sud, Avellaneda. En el acto también estuvo presente el intendente de la localidad, Jorge Ferraresi (Frente de Todos).Se trata de una obra completamente nueva con una inversión millonaria, a pesar de que la pandemia del COVID-19, algo que en propias palabras de Kicillof, se trata de “una excepción”.

“Esto llena los pulmones de aire fresco, en una época en la que estamos respirando con dificultad. Avellaneda llega a tener este edificio a pesar de lo que ocurrió en la Argentina. Es una excepción”, dijo Kicillof al comienzo de su discurso, en el que participaron docentes y miembros de la cooperadora escolar.

El gobernador quiso dar cuenta de un contraste educativo con la gestión de María Eugenia Vidal. Por eso, fue duro al recordar la trágica explosión de la escuela de Moreno, en donde murieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y auxiliar de esa institución educativa.

“Antes de ser gobernador dije que esto no podía volver a pasar, pero para eso necesitamos inversión en educación. Estamos terminando más de 900 refacciones en el marco de Escuelas a la Obra para que nunca más la desidia termine en tragedia”, agregó después.

Para finalizar, el mandatario bonaerense continuó con un mensaje para la oposición, que en las últimas semanas presionó públicamente para que el gobierno nacional y provincial habilite las clases presenciales a pesar de que el país se encuentra en el peor momento de la pandemia.

“Eran un gobierno que no sabía ni para qué eran las universidades, eran un gobierno que no entregaba computadoras para los chicos, pero ahora están desesperados por abrir las escuelas”, cerró contundente, Kicillof.

Por su parte, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, indicó que “siempre dijimos que la escuela es el lugar que iguala” y enumerando el total de obras educativas en la localidad, se animó a asegurar que “cuando terminemos nuestra gestión en 2023 las escuelas más lindas de la Argentina van a ser las de Avellaneda”.

En tanto, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, rechazó el discurso meritocrático y opinó que “cada uno no es por su esfuerzo, uno es también por el entorno en el que habita”. “Es ahí donde tenemos que tener la claridad de acelerar la marcha de la presencia del Estado. Y la escuela es central en ese sentido”, agregó.

“Las políticas públicas si no son acompañadas con una fuerte inversión, son solo palabras. En este presupuesto 2021, dejamos atrás el abandono a la educación pública”, cerró el ministro.