El gobernador Axel Kicillof estará en la presentación del programa de acompañamiento a las trayectorias y revinculación de estudiantes (ATR). En la actividad también estará presente la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila.

La actividad se llevará a cabo desde las 10 en el Salón de la Gobernación mientras se discute a nivel nacional como elaborar protocolos para la vuelta a clases en aglomerados con más de 500 mil habitantes.

En tanto, los protocolos marco para que el nivel inicial, las escuelas técnicas y los Institutos de Formación Docente vuelvan a abrir sus puertas para clases presenciales fueron definidos ayer por representantes de Educación y Salud, infectólogos y organismos internacionales, entre otros.

Desde el Ministerio de Educación de la Nación indicaron que estos protocolos ya estaban definidos para lo que es la educación obligatoria y la universitaria, mientras que aún restan elaborar los lineamientos para la vuelta a clases en educación especial y terciaria.

En el nivel inicial se contemplan grupos de alrededor de 6 niñas y niños sin exceder los 8 por docente con una permanencia de hasta 2 horas, privilegiando el uso de los espacios al aire libre, mientras que para la siesta, se prevé la disposición de colchonetas a 2 metros de distancia alternando pies-cabeza.

Para los Institutos de Formación docente, se recomienda priorizar a los cuartos y primeros años de todas las carreras (5º año en los casos de los profesorados de Educación Superior), con una asistencia alternada por grupo de estudiantes.

Respecto a los protocolos para la educación técnica se definió «priorizar prácticas esenciales que hacen al perfil profesional y establecer una instancia previa de participación a través de diversas estrategias y herramientas de comunicación digitales o virtuales».

Los especialistas recomendaron que la jornada formativa “no supere las 4 horas priorizando a los estudiantes del primer y último año, para el caso del nivel secundario”. Sugirieron, además, realizar un receso de 15 minutos cada 90 para que las y los estudiantes y docentes se laven las manos y se puedan ventilar las instalaciones. También, propone para la formación de grupos de prácticas «que se conformen de acuerdo a la cantidad de metros cuadrados disponibles en los entornos formativos, con un estimado de un estudiante cada 4 metros cuadrados».