La Corte Suprema de Justicia aceptó este martes el recurso de per saltum presentado por los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli y puso en suspenso sus traslados, en una decisión de alto impacto político.

Tras varias de deliberaciones en el cuarto piso del Palacio de Tribunales vía zoom por el protocolo sanitario, los integrantes del máximo tribunal votaron a favor de declarar admisible el recurso de los magistrados que debían volver a sus juzgados de origen, de acuerdo a lo aprobado por el Senado y ratificado por el Poder Ejecutivo. Estuvieron presentes en sus despachos los jueces Carlos Rozenkrantz, Carlos Maqueda y Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti, que viajaron desde Santa Fe, lo que grafica la importancia que le dieron al tema. Elena Highton de Nolasco se conectó desde su casa. A las 11 la decisión ya estaba tomada.

En el máximo tribunal eran muy conscientes este martes que la decisión tomada implica una desautorización fuerte a Alberto Fernández y Cristina Kirchner que invirtieron ingentes esfuerzos en desplazar a los camaristas

hasta que resuelva la cuestión de fondo.

La Corte Suprema de Justicia aceptó este martes el recurso de per saltum presentado por los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli y puso en suspenso sus traslados, en una decisión de alto impacto político.

Tras varias de deliberaciones en el cuarto piso del Palacio de Tribunales vía zoom por el protocolo sanitario, los integrantes del máximo tribunal votaron a favor de declarar admisible el recurso de los magistrados que debían volver a sus juzgados de origen, de acuerdo a lo aprobado por el Senado y ratificado por el Poder Ejecutivo. Estuvieron presentes en sus despachos los jueces Carlos Rozenkrantz, Carlos Maqueda y Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti, que viajaron desde Santa Fe, lo que grafica la importancia que le dieron al tema. Elena Highton de Nolasco se conectó desde su casa. A las 11 la decisión ya estaba tomada.

En el máximo tribunal eran muy conscientes este martes que la decisión tomada implica una desautorización fuerte a Alberto Fernández y Cristina Kirchner que invirtieron ingentes esfuerzos en desplazar a los camaristas. 

En efecto, en el máximo tribunal lamentan que el Gobierno no demuestre voluntad o capacidad de diálogo, sin que esto se traduzca en presiones. «Tienen que entender que la Corte no es el Ministerio de Justicia». Con este fallo, la Corte ordenó al Consejo de la Magistratura que se abstenga de realizar cambios hasta que resuelva la cuestión de fondo. Es decir que no podrá reemplazar a Bruglia, Bertuzzi y Castelli en los juzgados a los que fueron trasladados por decreto por el gobierno de Macri.