En el lugar ubicado en calle Alem al 200, había una celebración de culto con la presencia de unas 20 personas, algo que está prohibido.

Inspectores de la municipalidad de Villa María procedieron durante la noche de este miércoles, a la clausura del templo perteneciente a la Iglesia Universal, ubicado en calle Alem al 200.

En el interior del edificio había unas 20 personas, que respetaban el distanciamiento social, pero las actividades religiosas presenciales no están habilitadas en nuestra ciudad por el lapso de dos semanas.