Un relevamiento realizado por la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo (CIAT) muestra el grave presente que viven los comerciantes ante la pandemia de coronavirus. Además, no piensan en contratar gente si siguen adelante.

El sondeo consiste en la evolución del ámbito económico de la región desde el mes de mayo.

Ante un panorama muy complicado a fines de agosto, el 29,23% de las 101 empresas encuestadas por la Cámara de Comercio Industria, Agricultura y Turismo del Valle de Uco (CIAT) analiza cerrar, esto marca que 30  firmas podrían bajar las persianas y despedir al 100% de su personal.

“El índice de quienes analizan cerrar es alto, a eso hay que sumar que según nuestros registros una de cada 10 empresas ya cerró sus puertas en el Valle de Uco desde el inicio de la pandemia” explicó el presidente de la CIAT, Diego Stortini y añadió que “no es descabellado pensar que estos índices se puedan replicar en el sector empresario de toda la provincia”.

La perspectiva de esos comerciantes no es para nada alentadora y es por eso que el 84,62% asumió que no tiene necesidad de contratar o reincorporar personal suspendido.

Además, la encuesta mostró que el 36,93% de las encuestadas no consiguió una facturación que le permita hacer frente a los gastos que tiene. En tanto el 44,62% reconoció que aumentó su endeudamiento con entidades bancarias.

Entre los mayores problemas que enfrentaron sus comercios en cuarentena está al aumento de precios, la falta de financiamiento y la falta de disponibilidad de mercaderías.

Descargá el informe aquí