Sicilia continúa acogiendo el inicio de un Giro de Italia que debería haberse celebrado hace cuatro meses con un inicio estelar en Budapest. La isla del mediterráneo, siempre acogedora al paso de la carrera rosa, continúa siendo el escenario en busca de la gran etapa del Volcán Etna. El gran puerto espera el lunes, mientras que el espectacular municipio de Agrigento ha marcado la llegada del segundo capítulo, donde Diego Ulissi ha sido el corredor más potente en los últimos kilómetros que picaban hacia arriba con un 5% de desnivel medio para conseguir su séptima victoria personal en la carrera.

Alcamo se vestía de rosa para despedir a los gladiadores en busca de un día bastante corto de 150 kilómetros pero con un perfil incómodo con subidas y bajadas constantes. Ben Gastauer (AG2R), Alessandro Tonelli (Bardiani), Etienne Van Empel (Vini Zabu), Mattia Bais (Androni) y Thomas De Gendt (Lotto Soudal) formaron la fuga del día en busca de visibilidad por parte de todos menos el belga, que cosechó sus primeros puntos en busca del maillot de la montaña en el puerto de cuarta categoría de Santa Ninfa y los del maillot de la regularidad en el esprint intermedio de Partanna.

Aunque gran parte de la jornada fue de calma absoluta, los corredores de Ineos aglutiban la maglia rosa con Filippo Ganna y al corredor favorito para la general en Geraint Thomas. El esprinter llegó a declarar que quería mantener la maglia rosa hasta el Etna y su equipo se puso el mono de trabajo para que no se disparase la distancia con los fugados, que nunca superó más de cuatro minutos.

Sin embargo, fueron los Sunweb, UAE y Bora Hansgrohe los que les cogieran el relevo cuando los británicos se cansaron de coger viento de cara para garantizar las posibilidades para sus llegadores más potentes como Diego Ulissi, Michael Matthews y Peter Sagan. Así, fueron limando las distancias en la llegada al Valle de los Templos, consiguiendo neutralizar a falta de 9 kilómetros a meta.

Si ayer ‘Supermán’ López era el protagonista absoluto con la durísima caída que le llevó al hospital con cortes muy profundos, hoy Aleksandr Vlasov ha sido la segunda baja clave de Astaná, que llegaba con el mejor trío de competidores, pero que ve como el danés Jakob Fuglsang se queda solo en la lucha por la maglia rosa. Vlasov se descolgó del pelotón tras empezarse a sentir mal desde la noche anterior y no pudo completar más que 82 kilómetros de etapa.

Clasificación de la etapa:

Después del inalzable ganador de etapa, Peter Sagan (Bora Hansgrohe) demuestra que no ha venido al giro a un trámite y es que aguantó en solitario los últimos arreones en la última subida para llegar por delante de Mikkel Honoré, otra joven perla de Deceuninck-Quick Step, cantera infinita de ciclistas.

Clasificación general:

El gran grupo llegó a apenas cinco segundos de Ulissi sin ningún tipo de sustos entre los favoritos, que pasan el día sin ningún cambio entre ellos a la espera de la etapa montañosa del lunes, donde los grandes gallos comenzarán a copar las primeras posiciones de la general.