Tal como lo venía solicitando Fesprosa, el bono se extiende hasta fin de año, y su universo también incluye ahora a los trabajadores de la atención primaria de la salud, verdaderos líderes y héroes en la lucha contra la pandemia que habían sido excluidos del primer bono.

Con esta resolución, el bono alcanza a 400.000 trabajadores del sector público y 300.000 del sector privado. El pedido de Fesprosa de actualizar su monto a $10.000 no fue atendido. Las restricciones presupuestarias que impone el arreglo con los organismos financieros internacionales, los fondos de inversión, y ahora los estímulos a los exportadores impactan directamente en los presupuestos del sector público de salud y de los trabajadores.

El 7% de aumento para los estatales y trabajadores de salud, verdadero techo de plomo como calificó Fesprosa, no se condice con los miles de millones que irán a engrosar las arcas de los sojeros, industriales y otros sectores exportadores.

Aún así, Fesprosa considera la extensión del bono como el producto de la lucha unificada de los trabajadores de la salud y de su sacrificio. Hoy que pasamos los 40.000 infectados y los 180 fallecidos, más que nunca tenemos que reclamar que este aumento del bono sea el puntapié inicial para que se convoque a una paritaria nacional de salud, que tengamos un plan nacional de desprecarización laboral, ya que el 30% de la fuerza pública de salud está en condiciones de trabajo precario, que tengamos un piso de derechos, que terminemos con el pluriempleo que es causa de enfermedad y de muerte, y que se apliquen efectivamente los planes de protección para los trabajadores.

Hoy cumplimos dos meses desde que el Comité Operativo de Emergencias emitió sus diez recomendaciones para proteger a los trabajadores y todavía no han sido publicadas en la página del Ministerio de Salud de la Nación ni giradas a las provincias.

Por ello –con el triunfo parcial obtenido con la extensión del bono-, y por otro lado indignados y cansados por el conjunto de los problemas pendientes, mañana Fesprosa junto a ATE,  Conadu Histórica y una variedad de organizaciones sanitarias y sociales concretarán su sexta jornada nacional de lucha, y a las 11 de la mañana concentrarán en Obelisco para marchar a Congreso.