El intendente, Emir Félix, habilitó el turismo interno, por lo que a partir de este fin de semana podrán llegar turistas de otros puntos de Mendoza.

«La reanudación de las visitas familiares nos modificó el escenario en el que veníamos trabajando. Nuestra idea era hisopar a quienes llegaran de zonas donde está declarada la circulación viral comunitaria, pero debimos adecuarnos a la normativa provincial que reanudó los encuentros de familia», señaló.

«Sabemos que, especialmente los fines de semana, van a llegar visitantes por turismo o para ver a sus familias. Ante esa situación les pedimos a todos que respeten las normas de distanciamiento y que sean muy responsables», expresó el jefe comunal.

En ese contexto, anticipó que se hará un especial seguimiento entre el viernes 9 y el lunes 26 de octubre para visualizar cómo es el comportamiento de la curva de casos. «Vamos a detenernos en analizar cada día para ver cómo continuamos».

«El objetivo en materia turística debe ser la temporada que empieza en diciembre, por lo que debemos ser muy cuidadosos para que la realidad epidemiológica de San Rafael sea óptima a partir de ese mes y durante enero y febrero», enfatizó Félix.

“De poco sirve el esfuerzo del Estado y los profesionales de la salud si no nos cuidamos entre todos”, finalizó el Intendente.

Incorporación de nuevos testeos

El municipio incorporó nuevos testeos rápidos nasofaríngeos (hisopos por nariz o boca) que permiten la detección de COVID-19 en un período de 10 a 12 minutos. Serán utilizados en barrios y distritos, en pacientes que presenten síntomas.

Félix destacó que «esta es otra de las políticas públicas pensadas para cuidar a los sanrafaelinos. Con estos hisopados podremos llegar más rápido sobre las personas que tienen síntomas de COVID-19. Para eso se trabajará en el territorio en conjunto con los datos aportados por el Observatorio y los rastreadores, y a la espera de la puesta en marcha del nuevo laboratorio».

Sobre este nuevo sistema, el director de Salud de la comuna, Isidro Cuello, enfatizó que «permiten detectar antígenos y saber si el paciente tiene la enfermedad. Es para las personas sintomáticas (que presenten dolor de cabeza, garganta, fiebre, perdida de olfato o gusto)».

El testeo consta de un hisopado por la vía nasofaríngea. Se toma una muestra, se la coloca en un tubo con un reactivo y luego en una plaqueta. En un lapso de 10 a 12 minutos se sabe si la persona es positiva o no. Su efectividad es de más del 90% y serán utilizados en barrios y distritos.