Nos preocupan los derechos humanos en Venezuela, pero también en Bolivia, Colombia y Estados Unidos», dijo el jefe de Gabinete en el Senado. Aseguró que Raimundi seguirá en la OEA.

Santiago Cafiero defendió la condena de Argentina a Venezuela en la ONU por la violación de los derechos humanos, pero advirtió que podría sumarse a reclamos similares en otros países del continente como Bolivia, Colombia y Estados Unidos.

Durante su informe de gestión en el Senado, el jefe de Gabinete ignoró la polémica matutina por la renuncia de la candidata a embajadora de Rusia Alicia Castro, en rechazo al respaldo del informe de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, que enumera las vejaciones de Nicolás Maduro. 

Pero los senadores de Cambiemos se turnaron para pedirle explicaciones por el cortocircuito en el frente electoral y hasta reclamaron la salida del embajador ante la OEA, Carlos Raimundi, quien había relativizado el informe Bachelet durante un plenario y obligó a una rápida desautorización de la cancillería.  

Estamos conformes con su tarea y no está bajo ningún estudio si continúa en el cargo. Quiero desmentir eso», se apuró en aclarar Cafiero, antes de terminar su segunda ronda de respuestas y cuando el tema Venezuela había quedado atrás. El radical fueguino Pablo Blanco había consulado si pensaban echarlo por tener «manifestaciones en contra de las políticas que fijo el Presidente y el canciller».

En su primera intervención, el jefe de Gabinete había señalado que para Argentina nada cambió porque nunca reconocerán al venezolano Juan Guadió como presidente. «No vamos a promover ningún golpe de Estado. Ni la defensa de gobiernos auto asignados, como sí sucedió. Argentina ratificó su defensa a los derechos humanos en cualquier ámbito y Gobierno». 

«No hay distancia ni diferencia con lo que se vino haciendo siempre. Lo que estaba en ese momento y lo que estuvo ayer. Pero era un informe que hablaba de Venezuela. También nos preocupan los derechos humanos en otros países de la región, como Colombia, Bolivia o incluso en la comunidad afroamericana en Estados Unidos. Argentina tiene una conducta de defensa de los derechos humanos y no se acomoda a los tiempos políticos».

El jefe de Gabinete aludió así a los ataques a la comunidad afroamericana en distintas regiones de Estados Unidos que dio origen al movimiento pacifista «Black Lives Matter», insuficiente para evitar enfrentamientos armados entre los sectores más radicalizados. El conflicto no formó parte de ningún foro internacional y llegará, Argentina se sumaría a los países que levanten la voz contra Donald Trump, que buscará su reelección el 3 de noviembre.  Cafiero anticipó que no respaldarán ninguna sanción económica. «Tenemos la conducta de que la decisión de un bloqueo y una intervención nunca son el camino. Siempre vamos a estar en frente de esas decisiones. Argentina no es parte de esas políticas. En ese sentido, no se ha modificado nada», insistió.