La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Sabina Frederic, desarticuló una organización delictiva con despliegue territorial en la provincia de Buenos Aires que importaba y exportaba clorhidrato de cocaína desde Bolivia hacia el continente europeo, y también distribuía al sur argentino. Mediante la interceptación de un vehículo con droga y 19 allanamientos en distintos domicilios ubicados en las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén y Salta, los oficiales de la PSA detuvieron a ocho personas e incautaron casi 37 kilos de cocaína, más de 28 kilos de sustancia de corte y herramientas para tal fin, marihuana, hojas de coca, dinero en efectivo, vehículos, un arma y numerosos celulares.

En una conferencia de prensa, realizada esta tarde en el Instituto Superior de Seguridad Aeroportuaria (IISA), en Ezeiza, el director nacional de la PSA, José Glinski, destacó la labor del juez Pablo Yadarola, quien decidió profundizar la investigación para alcanzar estos resultados.

“Hay 10 narcotraficantes detenidos, que operaban en varias provincias de nuestro país. Tenemos que pensar al narcotráfico como una cadena de empresas criminales que funcionan por rentabilidad poniendo en riesgo la vida de las personas”.

“Otro componente importante es el que tiene que ver con la diversa nacionalidad de las personas que integran esta organización criminal y destacar que sin la participación de argentinos sería imposible que una red de narcotraficantes opere en nuestro país. Este no es un problema de extranjeros, es un problema que tenemos los argentinos y debemos darle una solución los argentinos. Hay que empezar a pensar el narcotráfico con la complejidad que lo merece y por eso requerimos mayores niveles de profesionalización del personal para poder avanzar”.

Por su parte, el secretario de Seguridad, Eduardo Villalba, dijo: “Este tipo de investigación tiene todos los componentes que creemos tiene que tener nuestro abordaje en la lucha contra el narcotráfico cuando llegamos al gobierno, porque este operativo tuvo un trabajo prolongado de investigación criminal y con la firme decisión de un juez y fiscal que tuvieron la valentía o de continuar con la investigación habiendo tenido hace un año un resultado incipiente.

La investigación comenzó hace 18 meses, cuando el Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nº 2, a cargo de Pablo Yadarola, ordenó a la PSA inspeccionar elementos de interés y teléfonos secuestrados en un procedimiento concretado por personal de la Dirección General de Aduanas en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza, en el que fue detenido un hombre de nacionalidad boliviana que intentaba abordar un vuelo con destino a Barcelona, España, transportando cocaína disimulada en el doble fondo del interior de una valija.

Producto de diversas tareas policiales, en agosto de 2019 los oficiales allanaron cinco domicilios, donde detuvieron a un hombre y secuestraron más de 25 kilos de cocaína; divisas de diferentes nacionalidades; vehículos; dispositivos electrónicos y documentación de interés. Del análisis de dicha información y continuando con la pesquisa, se insertó una alerta migratoria sobre dos hombres, uno de los cuales fue aprehendido en el mismo aeropuerto en noviembre, cuando intentaba egresar del país hacia Bolivia.

Así fue que los investigadores de la PSA lograron determinar la existencia de una organización criminal dedicada a adquirir cocaína en Buenos Aires y trasladarla hacia la provincia de Río Negro para su posterior comercialización. Sus miembros y domicilios fueron identificados, incluyendo el lugar donde se acondicionaban los vehículos con la droga.

A raíz de las intervenciones telefónicas, en los últimos días surgió la novedad sobre la posibilidad de una reunión entre dos hombres investigados el pasado martes 6 de octubre, para pactar una entrega de sustancia estupefaciente.

Uno de ellos fue interceptado y detenido en la intersección de Camino de Cintura y Olimpo, en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora, cuando conducía un auto con cuatro paquetes rectangulares de cocaína envueltos en cinta de embalar gris y film transparente, con la imagen del personaje de caricatura Nemo al frente. Cada uno tenía poco más de un kilo de sustancia, sumando en total 4.370 gramos. También fueron secuestrados 3.000 dólares, 3.660 pesos; dos celulares y documentación de interés.

Posteriormente el juzgado interviniente ordenó 19 allanamientos en domicilios ubicados en las localidades de Ingeniero Budge, Barrio Esperanza y Barrio 30 de Agosto (Lomas de Zamora), Ciudadela (Tres de Febrero) y Villa Madero (La Matanza), provincia de Buenos Aires; en Profesor Salvador Mazza, provincia de Salta; en la ciudad de Neuquén, de la provincia homónima; y en General Roca, provincia de Río Negro.

Como resultado de estos últimos procedimientos los oficiales de la PSA detuvieron a seis hombres (cuatro de nacionalidad boliviana) y una mujer, e incautaron 32.418 gramos de clorhidrato de cocaína; 28.146 gramos de sustancia de corte; 23 gramos de marihuana de marihuana; 668 gramos hojas de coca; una prensa; una balanza de precisión; líquidos químicos; sellos para acuñado de ladrillos de cocaína; papel film y cintas adhesivas. Asimismo, decomisaron divisas de diferentes nacionalidades; una máquina contadora de billetes; un arma larga calibre 22 y 48 municiones; títulos de propiedad de inmuebles; 35 teléfonos celulares; dos tabletas; una PC; una notebook; siete pendrives entre otros dispositivos electrónicos; tres vehículos y numerosa documentación valiosa para la causa.

Los detenidos quedaron incomunicados y, junto a lo decomisado, fueron puestos a disposición del Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nº 2, a cargo de Pablo Yadarola, Secretaría Nº4 de Gonzalo Acuña.