Analistas de defensa señalaron que sería el cohete más grande del mundo de este tipo, si entrara en funcionamiento.

el cohete, que se mostró en un vehículo transportador con 11 ejes, sería uno de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) móviles más grandes del mundo si entrara en funcionamiento.

«Es el misil, móvil en rutas, de combustible líquido más grande de cualquier lugar, para ser claros», precisó Ankit Panda de la Federación de Científicos Estadounidenses.

Además, el desfile militar también contó con la presentación del Hwasong-15, el misil de mayor alcance jamás probado por el país y lo que parecía ser un nuevo cohete balístico lanzado desde submarinos (SLBM, por sus siglas en inglés), según indicaron medios especializados.

Durante el evento, que contó con miles de militares, tanques y aviones de combate que lanzaron bengalas y fuegos artificiales, el líder del país, Kim Jung-un, advirtió que Corea del Norte «movilizaría por completo» su fuerza nuclear en caso de sentirse amenazada.

Kim subrayó que los continuos esfuerzos de Pionyang para desarrollar su disuasión nuclear son necesarios para su defensa, y a pesar de no haber nombrado a ningún país especifico como un enemigo potencial, aseguró que «si alguna fuerza daña la seguridad de nuestra nación, movilizaremos completamente el poder ofensivo más fuerte de manera preventiva para castigarlos«.

«Continuaremos construyendo nuestro poder de defensa nacional y la disuasión de guerra autodefensiva», concluyó.