El tenista español, número 2 del ranking, venció al serbio por 6-0, 6-2 y 7-5, en dos horas y 40 minutos de juego.

El español Rafael Nadal (2 del ránking mundial) demostró hoy por qué es considerado el mejor jugador de la historia sobre polvo de ladrillo al conseguir su título número 13 en  Roland Garros, tras arrasar en la final al serbio Novak Djokovic.

El partido decisivo en la cancha central «Philippe Chatrier» del complejo parisino en el Bosque de Boulogne mostró a un Nadal apabullante, sin darle ningún hueco de oportunidad a Djokovic, definido con parciales de 6-0, 6-2 y 7-5, en dos horas y 40 minutos de juego.