El Gobernador de la provincia ya le pidió a la jefatura de Gabinete de la Nación rehabilitar las actividades en los templos religiosos. Habían quedado suspendidas en el último decreto.

Se detalla el pedido de habilitación con un máximo de treinta personas, bajo el cumplimiento de los estándares de medidas de cuidado del COVID 19.

Las actividades fueron suspendidas luego del último DNU del Gobierno nacional, donde estableció restricciones en ciertas zonas de la provincia para evitar un colapso del sistema sanitario.

La iglesia había realizado un fuerte reclamo al Gobernador Suarez mediante una carta, donde explicaba que «la salud integral de las personas requiere una armonía entre cuerpo, mente y espíritu (entre lo sanitario, lo económico, lo social y lo espiritual), sin negar ninguno o sólo reducir todo a una dimensión».