8 de febrero de 2023

San Carlos: El asesino de Paula Giglio podría quedar en libertad este lunes

El hecho ocurrió en el 2014 cuando Paula Giglio fue sorprendida por detras y acuchillada por Ezequiel Palleres que argumentó que el demonio le había ordenanca matarla. Palleres nunca estuvo preso ya que se lo consideró inimputable debido a su brote psicótico, aún así se lo envió al Hospital Psiquiátrico «El Sauce» porque segun el último Juez que tomó la causa padecía delirios místicos y era un peligro hacia él y terceros.

La jueza Teresa Di Bari, tendrá en sus manos la complicada decisión de ponerlo nuevamente en las calles de San Carlos, otorgándole la externación hospitalaria, de acuerdo a la tan polémica, y muy criticada Ley de Salud Mental.
Las cartas están echadas, y esta vez una magistrada judicial de Tunuyán tendrá la última palabra este lunes 4 de enero; ante la expectante mirada de los familiares, amigos de Paula, y especialmente de los pobladores de San Carlos.


EL CASO

En la mañana del 18 de junio de 2014, un joven con antecedentes psiquiátricos irrumpió en la municipalidad de San Carlos y mató a puñaladas a María Paula Giglio, productora periodística, que permanecía en una fila a la espera para realizar un trámite. El asesino, Ezequiel Palleres, tomó a la mujer por sorpresa asestándole una puñalada en el cuello y cuatro en otras partes del cuerpo. Los empleados municipales quedaron paralizados al presenciar tan sangriento hecho. Con la primer puñalada, asestada en la carótida de Paula, y por la espalda de ésta, empezó a perder grandes volúmenes de sangre. No obstante, la víctima alcanzó a desplazarse apenas unos metros y ganar la escalera. Pero Palleres continuaba su faena acuchillándola cuatro veces más y siempre por la espalda, hasta lograr su muerte. No sin antes preguntar en su último intervalo lúcido¿Por qué?¿Por qué a mi?Hasta que finalmente, entre los empleados municipales, lograron reducirlo hasta la llegada de la policía y su posterior detención. Sin embargo, Palleres nunca fue a prisión, pese a la batalla judicial que dieron los familiares de Paula. Éste declaró que había sentido una voz interior donde el demonio lo mandaba a asesinar a Paula. Así las cosas, Palleres fue a parar al hospital El Sauce, a fin de ser tratado como inimputable.