4 de octubre de 2022

Argentinos varados: la contundente respuesta de una funcionaria

Florencia Carignano, titular de Migraciones, les habló a los argentinos varados y justificó el cierre de fronteras. Dijo que el gobierno avisó previamente que no se podía viajar.

Frente a un primer número de argentinos varados en el exterior por la llegada de la segunda ola del coronavirus, una funcionaria de Migraciones del gobierno nacional justificó la necesidad de seguir reforzando los controles para evitar que la llegada de nuevas cepas se expanda por todo el país. Al mismo tiempo, avisó que no se dispondrán de vuelos especiales para repatriar a argentinos en otros países del mundo, como sucedió en 2020.La titular de Migraciones, Florencia Carignano, aseguró que “no es una cuestión de empatía” el hecho que el gobierno no deje ingresar a argentinos varados en Cancún, México, ya que se advirtió previamente a la población que “no se recomendaba” viajar y que las consecuencias podrían llegar a ser precisamente estas. De hecho, recientemente se conoció que de 16 argentinos que regresaron del exterior y dieron positivo de COVID-19, 12 llegaban desde Cancún.

Además, Carignano polemizó al utilizar una reconocida frase del humorista Alfredo Casero para ilustrar la situación.  “Ahora es quiero flan, quiero flan, quiero flan”. Bueno, ¿Sabés qué? En este momento no vas a poder comer flan. Lo vas a comer en dos semanas cuando el Estado considere que tenemos el momento y el lugar para traerte de un lugar que está complicadísimo sanitariamente», dijo la funcionaria en diálogo con Futurock.

«Esa gente que fue a buscar su sueño a Cancún, lo podría haberlo buscando cuando se acabe la pandemia. Cancún iba a ser existiendo, más allá de que ellos iban ahora o el año que viene», reforzó Carignano. Aunque al mismo tiempo aseguró que el gobierno de Alberto Fernández «no los va a dejar tirados». «Pero todo esto requiere una planificación que se empezará a sentir en las próximas semanas. Para organizarnos mejor los vuelos deben llegar a Ezeiza con dos horas de diferencia como mínimo para chequear a todos los pasajeros», aseguró.

La mujer recordó que ante la llegada de la segunda ola, la que podría ser todavía más dura que la primera, la población deberá volver a los cuidados de sentido común y contó una situación personal que le sucedió a su prima embarazada, para insistir con el tema.«La bajé de los pelos del avión que se iba a Cancún. ‘Cancelá ya ese viaje’, le dije. Me odió la mitad de la familia que piensa que le arruiné las vacaciones pero a la semana me llamó y me dijo ‘tenés razón'», contó

× Comunícate con nosotros