3 de octubre de 2022

Neuquén: Trabajadores de Salud cortan rutas claves para el turismo

cortaron la ruta 22 en Arroyito y la ruta 40 en Junín de los Andes. Esperan una convocatoria al diálogo del gobierno, tras un mes de reclamos.

Semana Santa empezó otra vez en Neuquén con cortes de ruta. La postal, repetida en la provincia y hasta con antecedentes trágicos, tendrá esta vez como protagonistas a los trabajadores autoconvocados de salud, quienes habían anunciado que montarían piquetes en puntos estratégicos del corredor turístico para reclamar al gobierno una convocatoria al diálogo.

La decisión, que ya había sido resuelta la semana pasada, se ratificó ayer en asambleas hospitalarias. Si bien los manifestantes evitaron dar detalles de la organización de los cortes, desde las 4 cortaron la Ruta 22, a la altura de Arroyito, de forma total (solo permiten el paso de ambulancias). También bloquearon la Ruta 40, en Junín de los Andes, sobre el puente del río Chimehuín, y habrá piquete en Zapala.

A estos bloqueos se sumó el de vecinos autoconvocados del barrio Hijos la Esperanza, que mantienen un corte total sobre Ruta 22, a la altura de calle Mansilla de Plottier. El reclamo es porque recibieron una orden de desalojo de las tierras por parte de la Justicia.

El gobierno prefiere que colapse el sistema de salud y haya una crisis sanitaria, antes que reconocer a los trabajadores de salud”, afirmó ayer uno de los delegados, Marco Campos, quien definió el conflicto como un enfrentamiento entre “el hartazgo del sector versus la soberbia” del Ejecutivo.

Las protestas en el escalafón comenzaron a inicios de marzo, luego de que ATE y UPCN acordaran con el gobierno una suba del 12% sobre los salarios básicos de todos los estatales, una suma mensual en negro de 3.500 pesos hasta julio y un bono de 15.000 pesos en dos cuotas. Tras la negociación con el sindicato docente ATEN, el porcentaje de suba se elevó al 15%.

Para el sector de autoconvocados, que en su mayoría pertenece a sectores disidentes a la conducción de ATE, la recomposición fue insuficiente y las bases no fueron escuchadas a la hora de tomar la decisión. A ese descontento también se agrega el de profesionales agremiados en Siprosapune y el Sindicato de Enfermería, que directamente no fueron convocados a la negociación.

“A esta altura ya no es solo una cuestión salarial, sino de la dignidad de los trabajadores de salud que quieren ser escuchados. Queremos estar para la segunda ola de covid junto a la población, pero no queremos seguir con un sueldo que no nos alcanza ni para un alquiler”, planteó Campos.

Hasta ayer a la tarde, el gobierno no había dado señales de intentar algún acercamiento con los manifestantes ni de tomar medidas para evitar los bloqueos. El sector turístico depositó buena parte de sus expectativas sobre la Semana Santa, pues aún no puede predecirse qué ocurrirá con la temporada invernal si es que se dispara la curva de casos y es necesario volver a las restricciones.

Según informó el ministerio de Turismo, los principales destinos de la provincia cuentan con un nivel de reservas de entre el 65% y el 100% para este fin de semana.

Campos responsabilizó al gobierno por la medida y sostuvo que fue decidida porque se agotaron otras opciones. Ayer los trabajadores realizaron actividades de difusión en los centros de vacunación repartiendo folletos y pidiendo firmas para el petitorio que sostiene el sector.

La asamblea del hospital Castro Rendón también propuso para la próxima semana que una delegación viaje a Buenos Aires “para nacionalizar el conflicto”. También que se realicen nuevas marchas con la participación de la comunidad.

Fuente: Rionegro.com.ar

× Comunícate con nosotros