14 de junio de 2021

Se entregó el acusado por el femicidio de Pompeya

Se trata de Patricio Reynoso de 32 años, acusado de femicidio, tras arrojar a su novia desde un cuarto piso de un edificio de Nueva Pompeya, Buenos Aires, el 15 de marzo del año 2020.

El Gobierno ofrecía una recompensa de 1.500.000 pesos. Su imagen figuraba entre los argentinos más buscados por Interpol. Finalmente, el femicida de Pilar Riesco de 21 años de edad, quien fue arrojada desde el cuarto piso de un edificio de Nueva Pompeya, decidió entregarse.

Reynoso, estaba prófugo desde el 31 de marzo por pedido de la jueza Nacional en lo Criminal y Correccional Nº51, Graciela Angulo de Quinn, quien cinco días después ordenó su captura internacional cuando no pudieron ubicarlo en el domicilio que había fijado.  Hoy, se presentó en la División de Homicidios de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Según fuentes policiales, el hombre se presentó, junto a su abogado defensor, en la División de Homicidios de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, quien era buscado por el delito de «homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género», que prevé una condena a prisión perpetua.

De acuerdo a las fuentes, la entrega de uno de los hombres más buscados del país se pactó días antes entre el defensor y los efectivos que estaban siguiendo sus pasos.  

El novio de Pilar, que trabajaba en una distribuidora de helados perteneciente a su familia, vivía en el mismo departamento de la calle Alagón al 300, donde el domingo 15 de marzo del año pasado la víctima fue asesinada a golpes y arrojada al vacío, de acuerdo a la causa judicial.

El caso

Según los investigadores, la pareja discutió la noche anterior a la muerte de Pilar y, cerca de las 3 de la tarde, del día 15 de marzo del año 2020, cuando se despertaron, volvieron a discutir.

El acusado declaró en la causa y aseguró que su pareja se suicidó. Sin embargo, Pilar no sólo no tenía antecedentes suicidas, sino que además todos los testigos coinciden que estaba feliz porque retomado sus estudios de Recursos Humanos en la Universidad de la Marina Mercante y conseguido trabajo como empleada en un banco, gracias a la ayuda de uno de sus hermanos.

Reynoso fue detenido por primera vez el día que murió Pilar, pero cuarenta días después salió en libertad por falta de mérito. En base a los distintos elementos de prueba que se sumaron en los meses siguientes, la jueza Angulo de Quinn volvió a pedir su detención, pero ya nadie pudo ubicarlo. Hasta esta tarde, que finalmente decidió entregarse.

Fuente: Perfil.

× Comunícate con nosotros